exito startup

Las nuevas tecnologías constituyen un sector en auge. Además de las empresas estrechamente vinculadas a ellas, como las denominadas startups, existen infinidad de maneras para sacarles rendimiento. La más sencilla para el emprendedor es crear una empresa online.

Sin embargo, una compañía no va a resultar rentable por el mero hecho de operar exclusivamente a través de la red y conseguir así una importante rebaja de los costes totales. Es necesario, como en todo proyecto empresarial, dotar a la firma de ciertas características que la hagan competitiva y atractiva para el consumidor final, verdadera fuente del éxito o fracaso del emprendedor.

Por lo tanto, antes de ponerte en marcha has de elaborar un plan de negocio lo más estricto y detallado posible, en el que el primer paso ha de ser elegir el producto o servicio que quieres ofrecer al cliente y en qué medida vas a hacerlo. Por ejemplo, una idea de negocio que resulta rentable, incluso a corto plazo, es la de mayorista toner.

Como ves, se trata de una propuesta de negocio muy concreta, que te permite centrarte exclusivamente en un producto y una forma de distribución. La especialización es tu mejor baza para empezar; con el tiempo, si prosperas, siempre puedes plantearte la diversificación.

¿Por qué te propongo esta idea? De entrada, porque convertirte en mayorista te garantiza unos ingresos más abundantes al permitirte adquirir el producto más barato. Si en la etapa de planificación realizas un buen trabajo y delimitas tu potencial mercado de compradores, puedes comprar el producto sin miedo a acabar con excedentes. Para eso has de elaborar una tupida red de contactos profesionales, lo que requiere tiempo, dedicación y paciencia. Además, puedes basarte en empresas ya consolidadas del sector.

exito startup

Además, el negocio de los cartuchos reciclados (siempre rentable, porque nuestra dependencia de los aparatos tecnológicos hace que la demanda de consumibles sea continua y el reciclaje es un valor en alza) te permite operar con una inversión inicial no demasiado elevada, de unos 6.000 euros, parte de la cual has de destinar a adquirir una licencia de mayorista. Ten cuidado en este aspecto: las puedes encontrar en la web a precios económicos, pero asegúrate de que no te estafen. Con la licencia y un número de identificación tributaria, ya puedes comerciar como mayorista.

Por tanto, acota tu negocio, alíate con proveedores de confianza e identifica a tu clientela: el éxito no tardará en llegar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *